Biografía

Patricia nació el 8 de noviembre de 1965 en Caracas. Sus padres son Rafael Poleo y Guillermina Brito.

Desde sus primeros años escolares, Patricia mostraba una inquietud algunas veces interpretada por sus maestros como travesuras, pero siempre se destacó académicamente: “Es excelente alumna, pero muy tremenda” era lo que sus padres solían escuchar de ella en el colegio. Y es que en la niña ya se estaba gestando la rebeldía propia del periodista.

A pesar de la evidente influencia que su padre Rafael Poleo, veterano periodista venezolano había ejercido siempre en Patricia, terminando el bachillerato aún duda la carrera a seguir, pues temía a ser considerada siempre como “la hija de…” y no desarrollarse por sí misma. Pero la mano certera de su guía espiritual, la Madre Dominica María Teresa Sancho la guía hacia su única y verdadera vocación: “Tú eres periodista –le dijo- en esencia, en misión de vida, naciste para ser periodista. No desvíes los caminos marcados por Dios”.

 En octubre de 1982 con apenas 16 años, Patricia comienza a estudiar Comunicación Social en la Universidad Católica, y ese mismo día, se inicia como reportera en los medios de su padre, las revistas Zeta y Auténtico.

De su formación en la Universidad Católica, la periodista hoy destaca: “En mi Alma Máter no sólo aprendí lo elemental, lo académico, lo contenido en el pensum. Lo más importante es que entendí que la profesión que estaba aprendiendo, debía ejercerla con un profundo compromiso con Dios, con la Patria y con mi familia”.

En 1987, a los 21 años, Patricia egresa de la UCAB con el título de Licenciada en Comunicación Social Mención Periodismo Impreso, y con cinco años de experiencia ya en el reporterismo de calle.

En enero de 1988, su padre Rafael Poleo cumple el sueño que lo acompañó desde niño y así nace “El Nuevo País”, el tabloide en el que Patricia Poleo se desempeña ya como profesional, iniciándose en las fuentes de policía y tribunales, dónde aprendió lo que hoy en día considera ha sido la clave de su estilo profesional: Los secretos de la investigación.

Durante los 13 años de gobierno de Hugo Chávez, Patricia ha estado revelando hechos noticiosos, con pruebas irrefutables, que demuestran responsabilidad del Régimen en hechos de corrupción y terrorismo.

Premio-Rey-España-2001

Premio Rey España 2001

El primer gran caso, que le mereció a la periodista el Premio Rey de España 2001, fue la revelación de la presencia del prófugo peruano Vladimiro Montesinos en Venezuela, protegido por agentes del Gobierno. El relato humano de ésta experiencia, fue plasmado por Patricia en el libro “Tras la Huella de Montesinos”, publicado por Editorial Planeta en el año 2001. Posteriormente en el año 2002, con motivo de los sucesos del 11 de abril, Patricia publica en su columna “Factores de Poder” en la página 3 de “El Nuevo País” una serie de artículos titulados “¿Qué pasó?” en los que se revelaban los detalles de los hechos que comenzaron con la renuncia del presidente Hugo Chávez y su regreso al poder el 13 de abril del 2002. Estas columnas dieron la vuelta al mundo, y como hecho sin precedentes en el periodismo latinoamericano, al agotarse los ejemplares del periódico, las fotocopias eran ofrecidas como best sellers por vendedores ambulantes en todas las calles y avenidas del país.

Patricia Poleo no se limitó a su oficio periodístico sino que se sumó a la lucha ciudadana cuando el Régimen de Hugo Chávez inició la persecución política contra ciudadanos que se le oponían. Así nace el “Frente por la Libertad de los Presos Políticos” del cual formó parte la periodista que movilizó a los ciudadanos a exigir al Gobierno el respeto a los derechos humanos.

Simultáneo a la lucha ciudadana, Patricia continuaba haciendo su trabajo de investigación en El Nuevo País a través del cual logró revelar la relación del gobierno de Hugo Chávez con la guerrilla colombiana y otros hechos de índole militar que le valieron juicios militares ordenados por el Presidente.

A pesar de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA protegió a la periodista con medidas cautelares, éstas nunca fueron respetadas por el Gobierno. El 2 de septiembre del año 2004, el escolta de Patricia Poleo, Germán Delgado, fue asesinado por la policía política del Régimen.

En noviembre del año 2004, el Fiscal Danilo Anderson, ligado al Régimen y quien llevaba los casos contra los opositores a Hugo Chávez, es asesinado cuando el vehículo donde se trasladaba explotó.

Patricia Poleo inició la investigación periodística  del crimen, y publicó las primeras actas policiales en las que se concluía que detrás del homicidio del Fiscal Anderson, había una red de extorsión que manejaba el propio funcionario.

En enero del año 2005, la residencia de Patricia fue allanada por orden del Fiscal General de la República, Isaías Rodríguez, quien declaró que “la periodista publica informaciones demasiado exactas y debemos investigar dónde las obtiene”. Por primera vez se perseguía a un periodista por decir la verdad.

El 4 de noviembre del año 2005, sorpresivamente y por solicitud del Fiscal General Isaías Rodríguez, un tribunal ordenó la detención de la periodista Patricia Poleo, acusándola de ser la autora intelectual del crimen de Danilo Anderson. La acusación se basó en el testimonio de un supuesto testigo, Giovanny Vásquez, quien aseguró haber estado presente en reuniones dentro y fuera de Venezuela donde la periodista planificó el crimen.

La periodista tomó la decisión de pasar a la clandestinidad mientras se aclaraba el asunto que escandalizó al país y a la comunidad internacional y en diciembre del 2005, decide salir de Venezuela escondida en un barco que la llevó hasta Curazao desde dónde viajó a la ciudad de Miami, Florida donde reside junto a su hija Germania hasta el día de hoy.

En el año 2008, Giovanny Vásquez, el testigo que acusó a la periodista reconoció públicamente que mintió y aseguró que el Fiscal Isaías Rodríguez le ofreció cinco millones de dólares para que incriminara a Patricia. A pesar de ello, la acusación en su contra sigue vigente.

El 07 de agosto del 2010, Patricia se casó en Lima, Perú, con el también exiliado venezolano Nixon Moreno. La persecución que se cierne sobre ambos, más allá de las fronteras, ha impedido que puedan establecerse hasta ahora en un solo país.

Patricia Poleo no ha dejado de hacer su trabajo de periodista desde el exilio. La actualidad, veracidad y documentación de sus informaciones, publicadas en la columna diaria “Factores de Poder” en “El Nuevo País”, y más recientemente en el Semanario “Sexto Poder” le han hecho pensar al gobierno de Hugo Chávez que se encuentra en Venezuela. La verdad, es que la periodista continúa teniendo acceso directo a las fuentes muy cercanas al presidente Hugo Chávez.

Actualmente Patricia Poleo escribe su segundo libro que titulará “Fugitiva en Rosa”, un documento real y humano de lo que ha significado la persecución política durante el Régimen de Hugo Chávez.